Tu tema me suena

Plagio es el término legal para la copia de otra persona o de la obra creadora de una entidad y haciéndola pasar como material original. En general, esto se considera una violación de las normas éticas y podría ser castigado por la ley en algunas áreas. En el campo de la música, muchas acciones legales han resultado de las reclamaciones por plagio música. A finales del siglo 20, la llegada de la toma de muestras de música complica aún más la cuestión.

Al igual que otras obras de creación, la música está protegida por las leyes de derechos de autor en muchos países, así como por el Convenio de Berna internacional. La mayor parte de la música está protegido por la vida del creador más varias décadas. En la práctica, los derechos de autor de muchas canciones populares son propiedad de las compañías de grabación, no por los propios artistas. Estos derechos de autor puede ser muy lucrativo para los años después del éxito inicial de la canción. Por lo tanto, las compañías de música protegerán vigorosamente estos derechos de autor en los casos de plagio de la música, ya sea real o percibida.

Al igual que otras formas de arte, la música está hecha de muchos elementos individuales, y que a menudo se inspira en las obras anteriores de arte. Un simple progresión de notas de una canción puede parecer muy similar a lo que se escucha en otras canciones conocidas, pero esto no significa necesariamente que el trabajo ha sido plagiado. Los jueces que supervisan los casos de plagio de música deben sopesar estos factores a la hora de tomar sus decisiones. Algunos reclamantes son simples oportunistas que buscan una porción de las fortunas hechas por canciones exitosas. Esto sólo hace que sea más difícil para decidir los casos en que el plagio real ha tenido lugar.

El plagio es definido por el Diccionario de la lengua española de la Real Academia Española como la acción de "copiar en lo sustancial obras ajenas, dándolas como propias".
Desde el punto de vista legal, el plagio es una infracción del derecho de autor sobre una obra artística o intelectual de cualquier tipo, que se produce cuando se presenta una obra ajena como propia u original. Así pues, una persona comete plagio cuando copia o imita algo que no le pertenece haciéndose pasar por el autor de ello. 

En la industria musical las acusaciones por plagio son algo constante. Por plagio hay que entender todo aquello que supone copiar obras ajenas en lo sustancial, presentando gran similitud con la obra original. El plagio supone un atentado contra el derecho moral del autor ya que infringe el derecho al reconocimiento del derecho a la paternidad de la obra reconocido la Ley de Propiedad Intelectual.

Los expertos musicales consideran que hay plagio cuando hay más de ocho notas continuadas iguales. Son muchos los casos de plagio, denunciados o no, en la historia de la música. A los expertos muchas veces les cuesta identificar qué es plagio y qué simple inspiración. Algunos se limitan a la música y el arreglo, mientras que otros copian la letra de la canción original. 

Plagiar básicamente es copiar o crear algo muy parecido de otro autor. El plagio puede suceder de dos formas, copiar una idea musical (una parte de la melodía vocal o del instrumental) o hacer un sampling.
Lo del sampling es fácil. Es cuando un artista usa literalmente el exacto mismo sonido de otro autor. No hablo de algo parecido, digo copiar el mismo exacto sonido y ponerlo en otra canción.

La mayoría cree que si superas las cuatros notas o x cantidad de compases idénticos se considera plagio y la verdad es que no. 
(En la SGAE - Sociedad General de Autores y Editores Españoles - descubrí que estaba totalmente equivocado. Ahora resulta que el plagio no existe...(?), como lo oyes, ni tres compases, ni dos , ni 25. En caso de denuncia, la Inspección Técnico Musical de la SGAE tiene la obligación de contrastar la veracidad de la acusación, pero sin fijarse en el número compases plagiados, porque un tema puede medirse con tempos diferentes; por tanto fijar tal o cual número de compases no tiene sentido. Lo que hace los inspectores es encargar a una comisión de expertos y arreglistas un informe sobre los dos temas en litigio para que analicen no solo las notas repetidas sino las armonías y ritmos, los arreglos, todo. Si el peritaje se inclina por la confirmación del plagio te pedirán que renuncies a los derechos de autor en beneficio de la otra parte y tratarán de llegar a un acuerdo amistoso que, caso de no darse, será juzgado por los tribunales ordinarios de justicia.
Por regla general la Inspección de la SGAE logra conciliar a las partes: es muy raro que se produzcan juicios por plagio en España, con el consiguiente escándalo. No ocurre lo mismo en otros países donde algunos llenan las primeras páginas. Me vienen a la cabeza casos como los del Beatle George Harrison con su "My sweet Lord" , condenado por plagio, o el de la famosa "Lambada" unos años atrás.
Si te fijas, normalmente plagia el fuerte al débil. El que plagia es aquel que estando en una posición ventajosa se aprovecha de las ideas de otro compositor menos conocido y se apropia los temas del otro. Por eso es tan importante que registres tus composiciones antes de enseñarlas por ahí, no sea que te lleves la desagradable sorpresa de escucharlas en poder de otros.)

Para Sadaic (Sociedad Argentina de Autores y Compositores) "no hay una fórmula matemática para determinar un plagio". Entonces, ¿qué pasa si un músico hace un reclamo ante la entidad? "La Comisión de Asuntos Artísticos evalúa y opina, comparando las obras en cuestión. Pero en definitiva es la Justicia la que resuelve si hubo plagio o no". 

Conclusión
Si terminas creando una canción donde la melodía vocal es parecida en todos sus términos a otra desde comienzo a fin es obvio que no hay feliz coincidencia. Pero si te tocase crear algunas melodías similares sería bueno que se lo hagas escuchar a amigos para que te den un veredicto. Pídeles que sean directos con respecto a eso. Si notan algo parecido a otro, sería mejor hacer los cambios apropiados. 

Tu tema me suena