CLAVE DE SOL Y FA + DO

La clave en notación musical es un signo cuya función es indicar la altura de la música escrita, asignando una determinada nota a una línea del pentagrama, que se toma como punto de referencia para establecer los nombres del resto de las notas. 


CLAVE DE SOL
El símbolo empleado para representar esta clave proviene de una versión estilizada de la letra G, que en notación musical alfabética representa la nota sol. En concreto, el signo se basa en una espiral parecida a una G, que va unida a una especie de S. Esta clave sitúa en el pentagrama a la nota sol (según el índice registral científico), G4 (según la notación anglosajona) o sol según el índice registral franco-belga. Se trata de la nota sol que se encuentra cuatro teclas blancas a la derecha del do central del piano. La clave de sol, generalmente utilizada para representar sonidos agudos, puede presentar dos posiciones: en segunda y primera línea.

Clave de sol en segunda
La clave de sol situada sobre la segunda línea del pentagrama se denomina clave de sol en segunda o simplemente clave de sol. En el Barroco era conocida como «clave italiana» y en inglés actualmente se llama «G clef» («clave de sol») o «treble clef» («clave para agudos»).

Al ser apropiada para representar sonidos agudos, aparece en la música para los instrumentos con tesituras más altas; sobre todo el oboe, la flauta, el violín, algunos instrumentos de percusión y la mano derecha del piano (a diferencia de la mano izquierda, que suele estar en clave de fa).
En música vocal, las voces de soprano y contralto están en esta clave; si bien, en sus orígenes no era así, porque cada una tenía una clave propia. La clave de sol es la más usada en la actualidad.

CLAVE DE FA
El símbolo empleado para representar esta clave proviene de una versión estilizada de la letra F, que en notación alfabética representa la nota fa. Esta clave sitúa en el pentagrama a la nota fa (F3 en notación científica americana y fa2 en notación franco-belga). La línea a la que se refiere se delimita con dos pequeños puntos, uno encima del otro, que se colocan a la derecha de la clave. Esta clave puede presentar tres posiciones: en cuarta, tercera y quinta línea. Si bien, en notación moderna las dos últimas han caído en desuso. Generalmente se emplea para representar sonidos graves.

Clave de fa en cuarta
La clave de fa situada en la cuarta línea del pentagrama se denomina clave de fa en cuarta y antiguamente «clave de bajo», ya que la música para la voz de bajo se escribía en esta clave. En la actualidad, la usan sobre todo los instrumentos más graves de la cuerda frotada, (violonchelo, contrabajo); junto con los más graves del viento metal (tuba, trombón) y del viento madera (fagot, contrafagot).
Puede encontrarse igualmente en el pentagrama inferior del arpa o instrumentos de teclado como el piano, así como en la música para percusión (principalmente usada para timbales, aunque en ocasiones también para otros instrumentos como caja, bombo o platillos). Se trata de la clave en uso que permite escribir sonidos más graves sobre el pentagrama.
Los tres símbolos actuales utilizados para representar las distintas claves —la clave de do, la clave de fa y la clave de sol— son el resultado de la evolución histórica de tres signos representados respectivamente por la letra «C», «F» y «G» conforme a la notación alfabética que se empleaba antiguamente.  


CLAVE DE DO
El símbolo empleado para representar esta clave proviene de una versión estilizada de la letra C, que en notación alfabética representa a la nota do. En concreto el signo está formado por dos C al revés, una encima de la otra. Esta clave sitúa en el pentagrama a la nota do central o do4 (C4 en notación científica americana, do3 en notación franco-belga y do5 en notación de Riemann). Esta clave puede presentar cinco posiciones: en quinta, cuarta, tercera, segunda y primera línea. Si bien, en notación moderna la primera y las dos últimas han caído en desuso. Generalmente se emplea para representar sonidos medios.


Clave de Don en 3º Línea:  Se conoce también como la clave de contraalto, debido a que la música para esta voz se representaba con esta clave.  Se usa para instrumentos como la viola, viola de gamba, incluso a veces en oboes y flauta dulce.

Clave de Do en 4º Línea:  También se conoce como la clave del tenor, debido a que la música para el tenor se representaba en esta clave.  Instrumentos como el fagot y el bombardino usan esta clave.



Clave de Do en 2º Línea: Clave que se encuentra en desuso. Clave que sólo se usa para no poner demasiadas líneas adicionales en la partitura.  Se conoce también como la mezzosoprano.

Clave de Do en 1º Línea: Clave también en desuso. Se conocía también como la Soprano. Se usa muy poco.

Clave de Do en 5º Línea: Clave que raramente se usa hoy en día. Se usaba para el Barítono y es equivalente a la Clave de Fa en 3º línea.