TONOS y SEMITONO

Ilustramos el concepto observando el teclado de un piano, pues de un modo visual permite comprender que hay, por decirlo de algún modo, dos tipos de notas: las correspondientes a las teclas blancas, con una nomenclatura sencilla, y las asociadas a teclas negras, a las que añadimos los términos “sostenido” o “bemol”.  
-En la guitarra esto no se puede observar directamente: no hay ninguna indicación visual que nos permita saber si una nota tiene sostenidos o bemoles o no.-
De ahora en adelante, denominaremos a las notas que son sostenidas o bemoles, notas alteradas, en contraposición a las que no lo son, las notas naturales.
 
Observemos que nuestro sistema musical se compone de 12 notas, 7 de las cuales son naturales y 5 alteradas.
 
Vuelvo a recordar que entre dos notas naturales siempre hay una alterada, salvo entre Mi y Fa y entre Si y Do.

Entre dos notas consecutivas cualesquiera decimos que hay una distancia de un semitono.

Pensemos por ejemplo en la nota Do . ¿Cuál es la nota consecutiva que sigue a ese Do?
Está en la tecla negra. Es la nota alterada que está entre Do y Re, es decir, Do♯ (o Re♭).
Por lo tanto, la distancia entre Do y Do♯ es un semitono.

Lo mismo ocurre hacia el otro lado. ¿Qué nota es la que está inmediatamente antes de Do?
La respuesta es Si (no hay una tecla negra). Por lo tanto, la distancia entre Si y Do es un semitono, también.

¿Cuántos semitonos hay entre Do y Fa?
No es más que contar teclas: Do♯, Re, Re♯, Mi y Fa. La respuesta, por lo tanto, es 5 semitonos.

El concepto de tono es sencillo: uno tono equivale a dos semitonos.
Decir que la distancia entre Do y Fa es de 5 semitonos equivale a decir que es de dos tonos y medio. 

En el mástil de la guitarra o bajo también se reconoce fácilmente el semitono. Cada vez que subimos o bajamos un traste estamos recorriendo un semitono.
Por ejemplo, supongamos que tenemos situado un dedo en el quinto traste de la primera cuerda y lo hacemos sonar. Si colocamos el dedo ahora en el sexto traste obtendríamos un sonido que está a una distancia de un semitono del anterior.

Con los conceptos de tono y semitono claros, la siguiente sentencia debe comprenderse perfectamente:

La distancia entre dos notas naturales consecutivas es de un tono, a excepción de Mi y Fa y de Si y Do, en las que la distancia es de un semitono.